Para hacer oficial la lengua maya en Yucatán hay todo, menos “voluntad política”, afirma Fidencio Briceño al recibir la medalla Yuri Knórosov

fotograndeTexto íntegro del discurso del recipiendiario de la medalla Yuri Knórosov, Fidencio Briceño Chel

In t’aan, in tuukul, in wayak’
Mi lengua, mi pensamiento, mi imaginación

Yéetel u tsikbe’enil u kanáanilo’ob u kanti’itsil ka’an, u kanti’itsil lu’um yéetel u kanti’itsil yáanal lu’um xan, yéetel u tsikbe’enil yum jala’acho’ob, yéetel xan a tsikbe’enile’ex, in láak’e’ex, in wéet lu’umile’ex, in wéet meyajile’ex, in wéet maayáajile’ex, in wéetaile’ex.

Con la venia de los guardianes de las cuatro esquinas del cielo, de las cuatro esquinas del mundo, de las cuatro esquinas del inframundo también, con el permiso de las autoridades, con mi respeto hacia ustedes, mi familia, mis paisanos, mis colegas, hermanos mayas, amigos todos.

Kin wa’atal ta táane’ex in ts’áaj u nib óolalil úuchik in k’amik le noj chíimpolala’, kin k’amik xan tu k’aaba’ yéetel tu táan óolal maayáaj kaaj, tumen yéetel le je’ela’ ku táakmuk’ta’al xan u meyajil u líiksaj óolta’al maayat’aan. Le beetik túun ku líik’sik xan in wóol uti’al ma’ u yéemel in muuk’ uti’al k mu’uk’a’ankuunsik k maayat’aan, k maayáaj miaatsil yéetel k maayáaj kaaj.

Vengo ante ustedes para agradecer la entrega de este reconocimiento, el cual recibo en nombre y frente al pueblo maya, porque con éste se da fuerza también al trabajo de elevar el alma de esta lengua. Es por eso que levanta también mi alma para que no decaiga mi fuerza con el objetivo de seguir fortaleciendo nuestra lengua, nuestra cultura y nuestro pueblo mayas.

Chéen ba’ale’ ti’ le ts’ook lajun tu ka’ak’aalp’éel ja’abo’ob in ts’áamaj in wóol in meyajt yéetel in bis u ka’ansajil maayat’aan yéetel maayáaj miaatsil tak tu’ux unaj u yu’uba’ale’, ts’o’ok xan in wilik yaan máako’ob ichilo’on láayli’ ku sublaktal u ya’alo’ob, u ye’eso’ob yéetel u k’amo’ob u maayáajilo’obe’; bix túun ma’il wa xuulul táan u mak’iko’ob toop, táan u paachilkúunsa’alo’ob, táan u yéensa’al u yóolo’ob chéen tu yo’olal u máasewalilo’ob.

Sin embargo, en los últimos 30 años que he puesto empeño en trabajar y llevar la enseñanza de la lengua maya hasta donde haya necesidad de hacerla escuchar, he visto también que hay personas entre nosotros que todavía hoy sienten vergüenza de decirse, mostrarse y aceptarse como mayas; y cómo no, si aún hoy siguen siendo vulnerados, siguen siendo discriminados, siguen siendo menospreciados por el solo hecho de ser indígenas.

Kex wa yaan jump’éel A’almajt’aanil u Páajtalil u T’a’anal Máasewal T’aano’obe’, tak ti’ le k’iino’oba’ ya’ab máako’ob ma’ u k’aj óolo’obi’ yéetel xan ya’ab jala’acho’ob mix u yojelo’obi’ yéetel xan mola’ayo’ob mix u k’áat u yojéelto’obi’. Chéen yéetel ka beeta’ak u yojéelta’al yéetel u k’a’abetkuunsa’ale’ yéetel le je’elo’ je’el u béeytal u ts’a’abal u kúuchil, u muuk’ yéetel u yóol le k máasewal t’aano’oba’ ichilo’obe’ le k maayat’aana’.

Aunque existe una Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas, hasta ahora mucha gente no la conoce, hay autoridades que ni lo saben y hay instituciones que mejor no desean saber de su existencia. Con el solo hecho de difundirla y hacer uso de ella, estaríamos dándole su lugar, dándole fuerza y alma nuevamente a nuestras lenguas indígenas y entre ellas a nuestra lengua maya.

Ko’ox múul meyajtik jump’éel noj meyaj uti’al k ka’a k’a’abetkuunsik maayat’aan; tumen kex ka a’ala’ak le k maayat’aan leti’ le máasewal t’aan yaan asab ya’abil máaxo’ob t’anik way tu nojlu’umil Méxicoe’, táan xan k ilik junjump’íitil u bin u yéemel u ya’abil táankelemo’ob t’anik yéetel xan tu mina’antal mejen paalalo’ob u yojelo’ob.

Trabajemos juntos una campaña de refuncionalización lingüística; pues aunque se diga que la lengua maya es la variante lingüística con el mayor número de hablantes en nuestra nación, vemos también que poco a poco va disminuyendo la cantidad de jóvenes que la hablan y también decrece la cantidad de niños que la saben.

Bey túuno’ nojoch jala’ache’ex, ba’ax táan k meentike’ex uti’al k líik’sik le k maayat’aana’, to’on maayat’aano’one’ unaj k k’a’abetkuunsik, le máax ma’ maayáaje’ ma’alob xan ka u kanej, ba’ale’ uti’al le je’elo’ unaj xan k k’exik u tuukul maayat’aano’ob yéetel ma’ maayat’aano’obi’ uti’al u yilo’ob u jats’utsil, u k’a’ana’anil yéetel u ayik’alil le t’aana’, u tuukul yéetel u miaatsil maayáaj kaaj, chéen bey je’el u béeytal u ka’a yu’ubikubáaj maayáajil máax maayáaje’ yéetel xan máax ma’ maayáaje’ ka u chíimpoltej.

Así entonces, estimadas autoridades, ¿qué estamos haciendo para devolver la vitalidad a la lengua maya? Nosotros los hablantes debemos usarla, quien no lo sea sería bueno que la aprendiera, pero para ello es necesario también cambiar la ideología de los mayas y los no mayas para que vean la belleza, la importancia y la riqueza de esta lengua, el pensamiento y la cultura del pueblo maya, solo así podrá sentirse orgullosamente maya quien lo es y la respete quien no lo sea.

K’a’abet túun u beeta’al túumben tuukulmeyajo’ob uti’al le je’ela’, tu’ux ka ojéelta’ak ba’ax unaj u meenta’al, máax unaj u meentik yéetel tak tu’ux unaj u k’uchul, chéen bey je’el u yantal ma’alob tuukul yo’osal u meyajil kaaje’, ba’ale’ unaj xan u ts’a’abal u muuk’ tumen jala’acho’ob, tumen ts’o’ok u k’uchul u súutukil u meentiko’ob u meyajo’ob, ka u táakbeso’ob páajtalilo’ob yéetel ka u yu’ubo’ob u t’aan maayáaj kaaj.

Será necesario nuevas propuestas para todo lo anterior, donde sean claras las tareas, las responsabilidades y los objetivos, solo así podremos hablar de mejores políticas públicas, pero con la idea de hacerlas políticas de estado porque ha llegado la hora de que los gobiernos hagan su tarea, que se apliquen las leyes al respecto y que escuchen la voz del pueblo maya.

U xuule’ nojoch jala’ache’ex, jo’olpóopile’ex mola’ayo’ob, meyajnáalile’ex kaaj, éet maayáajile’ex, láak’e’ex, uti’al u páajtal k a’alik jump’éel cha’an je’ex le je’ela’ táan u meyajtik maayáaj kaaje’, unaj k bisik tu táan maayáaj kaaj, unaj u táakbesa’al maayáaj kaaj, u t’aan, u tuukul, u miaatsil, u wayak’tuukul.

En resumen estimadas autoridades, directores de instituciones, servidores públicos, compañeros mayas, hermanos, para que podamos decir que un festival como éste busca mostrar la grandeza del pueblo maya, es necesario llevarlo al pueblo, es necesaria la participación del pueblo, su lengua, su pensamiento, su cultura, su imaginación.

Unaj xan u yantal u ba’albalil uti’al u yúuchul je’ex unaje’, unaj u yantal u taak’inil uti’al u meyajta’al maayat’aan búulja’ab, ma’ chéen juntéen ja’abunja’abi’; unaj u mu’uk’a’ankuunsa’al le mola’ayo’ob ts’aba’an uti’al le je’elo’ yéetel xan le jmeen a’almajt’aano’obo’ u ts’áaj u yóolo’ob ma’ chéen uti’al u ki’iki’ t’aano’ob yo’olal maayáaj kaaji’ unaj xan uti’al u meyajto’ob uláak’ a’almajt’aano’ob u kanáanto’ob, u táan óolto’ob yéetel u ka’a beetik u maayáajilo’ob, tumen tuba’an xan A’almajt’aan uti’al u Kanáanil u Páajtalilo’ob Maayáaj Kaaj ti’ u Péetlu’umil Yucatán..

Es importante también que haya lo necesario para ello, los recursos suficientes para atender la lengua maya todo el tiempo, no una sola vez al año; será necesario fortalecer las instituciones encargadas para ello y las y los señores legisladores poner imaginación no solo para presumir del pueblo maya sino también para crear mejores leyes que lo protejan, lo atiendan y lo hagan ser de nuevo, pues tenemos también en el olvido la Ley para la Protección de los Derechos de la Comunidad Maya del Estado de Yucatán.

Uti’al le je’elo’ kin ts’áajik wajayp’éel tuukulo’ob:

Para ello doy algunas propuestas:

1) U keetmeyajta’al a’almajt’aano’ob, belbest’aano’ob, mokt’aano’ob, etc., ku ch’a’iko’ob u tuukul u páajtalil máasewal kaajo’ob uti’al u ts’a’abal u páajtalilo’ob yéetel xan u k’a’abetkuunso’ob.

1) Armonizar las leyes, decretos, acuerdos, etc., que tomen en cuenta los derechos de las comunidades indígenas, para hacerlas sujetos de derecho y hacer uso efectivo de ellas.

2) U táan óolta’al u A’almajt’aanil u Páajtalil u T’a’anal Máasewal T’aano’ob uti’al u wa’alkunsa’al U Mola’ayil Maayat’aan tu Péetlu’umil Yucatán, tumen jump’éel úuchben p’aax yéetel xan jump’éel kuuch yaan to’on, leten mina’an tin tuukul tak ti’ u súutukil in kuxtala’ ma’ u meenta’al.

2) Aplicar la Ley General de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Indígenas y crear el Instituto Estatal de la Lengua Maya en Yucatán, es una deuda histórica y es una responsabilidad que nos toca y no estoy dispuesto a que a estas alturas de mi vida eso no se lleve a cabo.

3) Ka yanak jump’éel jaajil ka’ansaj ich ka’ap’éel t’aan, tu’ux ka ila’ak maayat’aane’ keet yéetel tuláakal t’aano’ob yaan yóok’ol kaab.

3) Que haya una verdadera enseñanza bilingüe, donde se ponga a la lengua maya a la altura de todas las lenguas del mundo.

4) Ka e’esa’ak u yich yéetel u juum maayat’aan je’eltu’uxake’, u yila’al u ts’íibil tuláakal tu’uxe’ jump’éel u bejil

4) Es necesario visibilizar y audibilizar la lengua maya en todos los espacios comunicativos, cambiar los paisajes lingüísticos será un buen principio.

5) Uti’al u yantal u muuk’ le tuukulo’oba’ unaj u ts’a’abal u noj a’almaj k’a’abetajil maayat’aan ti’ k péetlu’umil, yaan to’on u yuumil, u maayat’aanilo’ob, u mola’ayilo’ob, u a’almajt’aanilo’ob, chéen ku binetik to’on u táan óolil jala’acho’ob.

5) Para que lo anterior sea efectivo es imperiosa la necesidad de decretar la oficialidad de la lengua maya en nuestro Estado, tenemos los recursos humanos, los hablantes, las instituciones, las leyes, solo nos falta voluntad política.

Ti’ in wóole’, in k’amik le nojchíimpolala’ ma’ tu meentik in beetik, ku meentik in mu’uk’a’ankuunsik in wóol uti’al in ba’ate’etik uláak’ yéetel ma’alob ba’alo’ob uti’al maayat’aan yéetel u t’annáalilo’ob, yéetel xan xooknene’ex tin wéetel je’ex ajxak’almiaatsil, ajxak’alt’aan, ajts’íib, ajka’ansaj, ajk’ext’aan, ajsutt’aan, ba’ale’ tu yóok’ol tuláakal le je’elo’oba’ je’ex maayáajilene’, je’ex u ya’abil le maayáaj k tuukulo’, k meyajo’, ba’ale’ yéetel ya’ab k tuukulwayak’ yéetel tuláakal k óol; tumen le u ka’ansmaj ten in kaajal, in ch’i’ibalil, in ka’ansajo’ob, in wéetmeyajo’ob, in láak’tsilil: in noolo’ob, in yuumo’ob, in paalalo’ob, in watan, leten kin ts’áajik u nib óolalil ti’ leti’ob tumen leti’ob ku ts’áajiko’ob ten u muuk’il in wa’alik maayat’aane’ u chíikul kuxa’ano’on.

De mi parte, el ser recipiendario de esta presea no me obliga, me hace fortalecer el compromiso para seguir luchando para mayores y mejores condiciones para la lengua maya y sus usuarios, y cuenten conmigo como antropólogo, lingüista, literato, profesor, traductor, intérprete, pero sobre todo como maya, como muchos de los mayas que somos pensantes, actuantes pero sobre todo con mucha imaginación y compromiso; porque eso es lo que me ha enseñado mi pueblo, mis ancestros, mis maestros, mis colegas, mi familia: mis abuelos, mis padres, mis hijos, mi esposa, por eso doy gracias a ellos porque ellos han sido mi fuente de energía para seguir diciendo que “la lengua maya es señal de que estamos vivos”.

Fidencio Briceño Chel

14 de octubre de 2016