La yerba en el pozo: la hora de las secundarias rurales

COMPARTIDO
Ricardo Dzul y Valeria Ciau, estudiantes de secundaria de Sisbicchen, Chemax.

Ricardo Dzul y Valeria Ciau, estudiantes de secundaria de Sisbicchen, Chemax.

Valeria y Ricardo, dos jovencitos de una comisaría de Chemax, recibieron este martes 14 a nombre de sus compañeros un reconocimiento y un incentivo por su excelente desempeño como contingente en el desfile cívico-deportivo del 20 de noviembre pasado.

En la Sala 3 de la SEP, en las oficinas de García Ginerés, los dos estudiantes de la telesecundaria “Graciano Ricalde Gamboa” recibieron el documento acompañados de sus maestros, el director Juan Agustín Hernández Reyes, y la maestra Elba Guadalupe Pérez Chalé.

El grupo de telesecundaria marcó la diferencia en la ceremonia, pues fueron los únicos niños que acudieron al evento a iniciativa de sus mentores. En los otros casos recibieron los documentos los maestros de educación física o los directores.

Poco después de las 10 de la mañana,  en el Salón 3 se entregaron en total 15 reconocimientos e incentivos a 12 escuelas de  preparatoria y de secundaria, algunas de prestigio como la estatal “Agustín Vadillo Cicero”, las preparatorias 1 y 2 de la UADY o el Tecnológico de Mérida.

Valeria Elizabeth Ciau Rivero cursa el primero y Ricardo Manuel Dzul Ucán el tercero en la telesecundaria número 60 “Graciano Ricalde Gamboa” de Sisbicchen, una comisaría que se ubica a  unos 50 kilómetros de Chemax.

Cursa apenas el primer año Valeria, quien vino acompañada de su madre. Manuel termina su tercer año y a la pregunta de si seguirá estudiando se queda pensando, y dice: “No lo sé”.

Manuel explica el origen del nombre de su comisaría. “Proviene del maya, dos palabras. El sísbic es una yerba muy común. Hoy día la gente la tiene en sus sembradíos. El ch’éen es el pozo. Se llama sisbicchen porque en el pozo  de la comunidad crecía esa yerba”.

Martha Cimá Calán, Agustín Hernández Reyes, Valeria Ciau, Ricardo Dzul y Alba Guadalupe Pérez Chalé, en la SEP García Ginerés. A la derecha, la mamá de Valeria.

Martha Cimá Calán, Agustín Hernández Reyes, Valeria Ciau, Ricardo Dzul y Alba Guadalupe Pérez Chalé, en la SEP García Ginerés. A la derecha, la mamá de Valeria.

El desempeño deportivo de los alumnos de Sisbicchén tiene un paralelo en lo académico y ello no es fortuito. “Desde 2007 hemos implementado un programa para elevar el nivel de los estudiantes y en los siguientes años hemos visto los resultados muy positivos”, se enorgullece la Licenciada en Educación Martha Elena Cimá Calán, coordinadora estatal de Telesecundarias.

De 2007 a 2010 el nivel académico de las telesecundaria subió 10 puntos porcentuales en sus pruebas de Enlace y en 2011 se elevó otros 5 puntos, y es un orgullo que entre los 10 primeros lugares en nivel secundario siete sean telesecundarias, o sea, rurales, indica la maestra Cimá Calán.

“Es notable el nivel de desempeño de los jovencitos de las telesecundarias a pesar de la falta de recursos, pues la mayoría sólo tiene lo básico: un salón con bancas, cancha, baño”, describe.

No obstante, añade, hay un esfuerzo para equipar a las escuelas con lo necesario. Actualmente, el 70% de las escuelas tiene equipo de cómputo pero se espera que en marzo (más tardar mayo) cada una  disponga de por lo menos 10 computadoras para el uso de los estudiantes.

El director de la Telesecundaria de Sisbicchén, Agustín Hernánde Reyes, recibe el reconocimiento de manos del director de Educaciín Física, Carlos Omar Briceño Alonzo, el martes en la Sala 3 de la SEP García Ginerés.

El director de la Telesecundaria de Sisbicchén, Agustín Hernánde Reyes, recibe el reconocimiento de manos del director de Educaciín Física, Carlos Omar Briceño Alonzo, el martes en la Sala 3 de la SEP García Ginerés.

En Yucatán, hay 640 maestros de Telesecundaria distribuidos en 181 escuelas en donde se atienden a 10,300 niños.

En la premiación, la Vadillo Cicero recibió cuatro reconocimientos, dos que se adjudicó el 16 de Septiembre (Banda de Guerra y Contingente) y dos el 20 de Noviembre (Banda de Guerra y Contingente), y sus incentivos sumaron 17 mil pesos en cuatro cheques.

Deja un comentario

scroll to top