Una mujer, la primera certificada como intérprete maya de Q. Roo

Mayusa González Cauich (izquierda) y compañeras, junto a Genaro Cerna Lara, del INALI, hoy en Indemaya, Mérida.

Mayusa González Cauich (izquierda) y compañeras, junto a Genaro Cerna Lara, del INALI, hoy en Indemaya, Mérida.

No basta hablar el idioma maya: hay que “certificarse” si uno quiere ser útil de manera más eficiente a sus hermanos mayahablantes.
Es éste el mensaje tácito de los 20 nuevos intérpretes bilingües maya-español que recibieron su certificado este medio día en las instalaciones de Indemaya, en la ciudad de Mérida.
Mayusa González Cauich, oriunda de Peto pero avecindada en Felipe Carrillo Puerto (la antigua chan Santa Cruz) es una de las cuatro mujeres que recibieron su certificado como intérpretes. “Es verdad. Nos ganaron los varones”, admite en broma al señalamiento de que fueron muy pocas las mujeres en el evento.
Casi cuatro horas viajó ella y su familia, de Felipe Carrillo Puerto a Mérida, para recibir su documento que indica la culminación de un proceso que comenzó el 18 de mayo pasado, en el hotel Los aluxes.
“Presentamos en esa ocasión alrededor de 30 personas”, recuerda Mayusa González, quien se enorgullece de ser “la primera intérprete bilingüe certificada de Quintana Roo”.
Después de una semana de pruebas, los especialistas del Inali aprobaron a las personas que hoy recibieron sus documentaciones en una ceremonia que comenzó a la 1:30 pm. en las oficinas del Indemaya, en el centro de la ciudad.
Sin embargo, aspirar a la “certificación” no es cosa de privilegiados. “Todo aquel que hable maya puede tomar el curso y luego presentar”, aclara.
Certificarse es “muy importante para ayudar a nuestros hermanos indígenas en los ámbitos de administración y procuración de justicia”, aclara la joven petuleña, cuya familia se fue a radicar de Peto a Carrillo Puerto en 1988.
“En el ámbito personal, la certificación representa una gran satisfacción para mí. Es un logro más en mi preparación profesional y más si es para ayudar a mis hermanos indígenas”, asevera la Instructora de Capacitación de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo.
Certificado en mano, Mayusa González emprende ahora el viaje de regreso, acompañado de su esposo y sus tres hijas, quienes la acompañaron para “hacerle porras”.
En Quintana Roo todavía no se realizan los exámenes de certificación, de ahí que la joven madre de familia haya tenido que venir a Yucatán.
Se llama el documento “Certificado de competencia laboral en el estándar de competencia: Interpretación oral de lengua indígena al español y viceversa en el ámbito de procuración y administración de justicia”.

Top