La lengua maya se debe enseñar desde la casa por los padres

La maestra Hilaria Máas Collí y sus alumnos de nivel avanzado Andrea Slsser y Shigeto Yoshita.

La maestra Hilaria Máas Collí y sus alumnos de nivel avanzado Andrea Slsser y Shigeto Yoshita.

Mérida, Yucatán, 22 de febrero de 2012 (elChilamBalam).– La supervivencia de la lengua maya depende de los padres de familia. Si estos saben el idioma pues tienen el deber de hablarle en maya a los hijos. Sólo así podremos colaborar para la permanencia de la lengua, afirma la maestra Hilaria Maas Collí, docente de varias generaciones de investigadores nacionales y extranjeros.

En breve charla en su salón de clases, en la Unidad de Ciencias Sociales del Centro de Investigaciones Sociales Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, la maestra acepta charlar con elchilambalam, acompañada de algunos de sus alumnos.

“Yo soy drástica”, enfatiza con una voz firme. “El aprendizaje de la maya se comienza en la casa. Si los padres no dedican tiempo para hablarles a sus hijos, pues simplemente la lengua se perderá”, advierte.

“No puedo decirte cuánto tiempo llevará la maya en desaparecer, pero si los padres mayahablantes no la enseñan a los hijos, pues es un problema muy personal, es su responsabilidad”, señala la profesora Hilaria Maas, autora de manuales de aprendizaje maya, de los cuales algunos ya pueden descargarse en internet de manera gratuita.

Autora de dos volúmenes de Cuentos Mayas Yucatecos, la docente habla sobre los requisitos para aprender maya.

“En primer lugar, tener voluntad”, afirma. “Como ocurre con todo idioma, para aprender la maya el interesado debe tener la voluntad de aprenderla”.

El estudiante no debe suponer que ya “sabe maya” con sólo haber asistido a dos clases, señala. Que es un fenómeno que ocurre, sobre todo con los estudiantes locales.

“¿Que es difícil la maya?, sin duda. Pero también es cierto que los estudiantes extranjeros vienen y la aprenden, mientras que los pobres yucatecos vienen y se van sin dominarla. No es que no puedan: digo que no tienen el suficiente interés para aprenderla”, indica.

En otra parte de la conversación, elchilambalam le señaló:
-Que el fin del mundo será este 21 de diciembre….
-¡Puras babosadas!

Estudiantes de la telesecundaria de Sisbicchen, comisaría de Chemax, ensayan una ceremonia maya, con que se adjudicaron un reconocimiento.

Estudiantes de la telesecundaria de Sisbicchen, comisaría de Chemax, ensayan una ceremonia maya, con que se adjudicaron un reconocimiento.

En el salón escuchan a la maestra los estudiantes de nivel avanzado Andrea Slsser, estadounidense; Shigeto Yoshita, japonés, también arqueólogo, y Carlos Segura Millán, meridano.

Andrea Slsser, arqueóloga, enseña maya a niños y adultos por cuenta propia, como asesorías. El interés de aprender un idioma ancestral como la maya es constante en Estados Unidos, pero más ahora con la “profecía maya” del fin del mundo, el 21 de diciembre, señala la también abogada de Inmigración. En este trabajo conocer la maya es vital, porque muchos guatemaltecos necesitan comunicarse y sólo se saben su idioma, que es muy parecido al maya yucateco, explica.

Shigeto, arqueólogo y profesor de maya en Japón, admite que se le hace difícil hablar la maya, pero no leerla ni escribirla. Su estada en Yucatán ha sido larga y viaja permanentemente a poblaciones del interior del estado para mejorar su maya.

Día de la Lengua Materna. La maestra Hilaria Máas coordinará este viernes 24, a partir de las 11 de la mañana, un evento público con motivo del Día Internacional de la Lengua Materna.

En el evento, que tendrá lugar en la calle 61 número 525 entre 66 y 68, en el Centro Histórico, podrán participar personas de cualquier nacionalidad con la presentación de algún cuento tradicional, algún canto, poemas, narración o lectura. Enviar lo más pronto posible su colaboración al correo electrónico de la maestra Hilaria Máas, que es cmay@uady.mx

El Día Internacional de la Lengua Materna fue instituida por la Unesco para celebrar cada año el 21 de febrero. En esta ocasión Yucatán fue la sede del evento.