Jugadores de pelota maya impresionan a niños de Mérida


jugadores_de_pelota

Jóvenes mayas que difunden costumbres ancestrales de sus antepasados impresionaron esta mañana a pequeños escolares y luego posaron con ellos y sus papás, en un evento organizado en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna.

En una entrevista posterior a una demostración del juego de pelota maya, los cuatro elementos de un equipo de ocho conversaron con El Chilam Balam, totalmente en maya. Mientras se cambiaban de vestuarios, hablaron de sus inicios, los desafíos particulares del juego maya, de la aceptación de su trabajo y de la necesidad de que su trabajo sea remunerado.
–Nosotros estamos rescatando aspectos de la cultura que se han perdido y los difundimos. Nosotros hacemos el trabajo pero otros se hacen del dinero –señalaron en referencia a otras instituciones y empresas cuya oferta es la cultura maya.
Ellos comenzaron a jugar pelota purépecha en su natal Chapab, en el sur de Yucatán, y sólo después incluyeron el juego de pelota maya, que es particularmente difícil sobre todo en el comienzo.
“Mucho comenzaron y lo dejaron porque sus cuerpos no aguantaron los golpes. Los primeros días la cadera queda amoratada y jugar se vuelve muy doloroso. Sin embargo, después de algún tiempo tu cuerpo se acostumbra y ya no sientes dolor”, relatan, en un salón de la escuela primaria “Manuel Cepeda Peraza”, del barrio de San Sebastián, a donde llegaron a actuar a instancias de una maestra conocida que labora en el plantel.
¿Que si reciben un estímulo acorde a su trabajo? No, reconocen, pero actualmente estamos trabajando en la fijación de una cuota por presentación, de modo que recibiendo un efectivo seguro nos permita entrenar más tiempo y más días, de modo que realicemos luego un buen trabajo. Por lo regular, entrenamos dos veces a la semana, durante una hora por lo menos. Pero en el comienzo, el trabajo fue arduo y a diario.
Cada vez que los jugadores de pelota salen de su natal Chapab deben pagar un flete que no baja de los mil pesos, y en sus representaciones sólo reciben un estímulo, muchas veces muy modesto.
En representación de Yucatán han viajado a Verona, Italia, y en muchos estados de la República mexicana para hacer las demostraciones de juegos tradicionales, entre los que figuran además el t’injoroch’ y el kinbomba.
De oficio milperos, zapateros o jornaleros, todos los jugadores son mayahablantes, y llevan consigo un puñado de artefactos mayas para su exhibición, entre los que figuran tirahules,, caracoles, juguetes como tinjoroch y kimbonba, y prendas mayas de piel.

Top