Itzayana, una doncella maya que no acepta el sacrificio

 

yuum_ha'Un cortometraje que se estrena mañana sábado cuestiona la tan celebrada obediencia y júbilo con que los mayas prehispánicos caminaban al matadero. Yuum Ha’ es una historia maya de ficción que se desarrolla en el siglo X d.C., durante una de las sequías más desoladoras que habrían conocido los mayas en el Clásico.

Desfilan en las escenas, de poco menos de media hora, el histórico cenote de Mucuyche’ (el árbol de la tórtola), las zonas arqueológicas de Acanceh (Gemido del venado) y muchas graciosas “chozas” (que no son más que las tradicionales casas de bajareques y guano propias de las zonas rurales).

“Nuestro deseo es despertar en los demás un poco de curiosidad en la cultura maya, que se está perdiendo actualmente”, convinieron en señalar Marco Abraham Valdés, Georgina Nieves Metri y Nora Carrillo Bermejo, en una charla con elchilambalam.com en un café exclusivo, el martes 14 pasado en el Paseo de Montejo.

yuum_ha_productoresLos universitarios, los más de la Unimayab y una de la Modelo, relataron emocionados muchas de sus peripecias durante el rodaje y la posproducción de la historia que encarna Patricia Breler, Itzayana, joven doncella que apuesta a la vida.

Por ejemplo, en una ocasión justo cuando iban a comenzar a grabar se nubla y cae una tormenta. Día perdido. ¿Cómo grabar escenas sobre un tema de sequía cuando la tierra estaba bien húmeda? Risas.

“Hacer un minuto de película es una agonía”, señala Marco Abraham, autor del guion y motor del proyecto, a cuyo empuje una simple tarea de casa terminó siendo un ambicioso cortometraje que ahora proyecta abrirse paso al gran público y competir en concursos y festivales.

 

patricia_breler“Ganar algún premio y recuperar parte de lo invertido no estaría mal”, menciona en broma Marco Abraham, quien junto con Georgina Nieves aportaron grandes cantidades para la producción del filme. Por ejemplo, “el procesador de su Mac se descompuso por lo pesado del material que se editaba, hubo que comprar más discos duros, más computadoras con la capacidad de terminar la tarea…”, señala Nora Carrillo Bermejo, estudiante de la Modelo, quien hizo de enlace, gestora y publicista del proyecto a la que fue invitada por Marco.

Y ni qué decir de los accesorios menores. En este punto fue importante la aportación de los equipos de las universidades, pues “lo que no tenía la Unimayab lo tenía la Modelo, y había artefactos que formamos ensamblando piezas de una y otra casa de estudios”, señala Nora Carrillo.

Otros dos gastos fuertes lo constituyeron el vestuario para todos los actores (tarea que concretó con éxito Georgina Nieves) y el transporte de los actores a las locaciones.

Patricia Breler. Fotografía tomada de su Facebook.

Patricia Breler. Fotografía tomada de su Facebook.

Nora Carrillo destacó la buena voluntad y la sencillez de las personas de las poblaciones de interior del Estado, quienes ayudaron en lo que se les pidió. Admiró, por ejemplo, la sencillez y disponibilidad de la actriz Socorro Loeza, familiares y amigos para apoyar el proyecto, todo de manera gratuita, sin que mediara un centavo.

De las familias mayas agradecen que hayan permitido que la cámara entrara a sus humildes viviendas.

Marco Abraham refiere la creatividad de un amigo suyo, Jorge Moreno Gorocica, quien solucionó muchos obstáculos técnicos que apremiaban a los productores. “Para suplir un Dolly improvisó una especie de rapel”, señala Marco, y nos muestra en su iPhone un minivideo con una escena que no pudo compartirnos.

Una escena de la filmación de Yuum Ha'

Una escena de la filmación de Yuum Ha’

Yuum Ha’ se estrena este sábado 18, a las 7 de la noche, en una sala de cine del Siglo XXI y se espera que sea la primera de muchas que vendrán después, que colocarán el tema de los mayas a la vista del público nacional e internacional, según las aspiraciones de los productores.

En total participaron casi cuarenta personas en la producción, entre ellas Patricia Breler (Itzayana, protagonista); Miguel Loeza (Yuum Ha’); Socorro Loeza (Itzamara); Francisco Matos (jmeen), y Oscar Chan, como Bacab.

  • Igual que la película de Mel Gibson, este corto reproduce una interpretación simplista y aún controversial del llamado “sacrificio” entre los mayas. Muchos arqueólogos aún debaten quién, cómo y por qué eran ejecutadas públicamente distintos tipos de personas en el período prehispánico. Cierto que en cenotes y otros entierros, se han encontrado cadáveres de hombres, mujeres y niños, pero la pregunta sigue pendiente, ¿quiénes eran y por qué fueron ejecutados de esta forma?
    Lo que es controversial es que se siga popularizando la idea de que los “sacrificios” eran para “apaciguar a los dioses”, es decir, que respondían al miedo y a la ignorancia de los mayas acerca de los ciclos de la naturaleza. Hasta ahora NO SE HA PODIDO COMPROBAR que las personas “sacrificadas” fueran escogidas al azar, entre los sectores populares de la sociedad prehispánica (como lo pretende la película de Gibson). Lo que más bien parece que ocurría era que estas ejecuciones públicas cumplían una función política y militar, mezclada con simbolismos religiosos, en la que sólo eran “sacrificadas” personas pertenecientes a la nobleza, capturadas en tiempos de guerra. Esto acercaría la práctica del “sacrificio” maya a la lógica de los regicidios en el siglo XVII y XIX europeos, o la de los prisioneros de guerra (Guantánamo, por ejemplo) y la pena de muerte en nuestros días. Es decir, se trataba de hacer público el poder de los soberanos, humillando y escarmentando con aquellos que ponían en riesgo la estabilidad del poder político. Lo que es importante destacar es que no era únicamente una cuestión religiosa (como discuto en mi blog Tsikbalo’ob :: Conversaciones :: Conversations, para quien guste visitarlo).
    Como investigador y activista maya, me preocupa que se sigan reproduciendo estos prejuicios y malos entendidos acerca de lo que ocurría en el período prehispánico. Ojalá que pronto alguien pueda darle un tratamiento serio a estas cuestiones en lugar de seguir reproduciendo imágenes absurdas de la cultura de masas hollywoodense.

  • maria de jesus patricia valencia rivera

    estoy de acuerdo con Genner Llanes Ortiz, no es que me conste pero hay un libro del Maestro Samael Aun Weor, donde en un estado de extasis comenta que platicó con alguno de nuestos dioses antiguos y le pregunto que porque pedia sacrificios humanosy el contesto que nunca los dioses habian pedido sacrificios humanos, solo es la mala interpretación de nuestra mente.Lo que se podria deducir que nuestra gran cultura maya, que entro en una ley y ahora vemos la contra parte. En esta gran cultura maya donde se gestaban dioses.

Top