“Extranjeros en la gran ciudad”, poema ganador en certamen 2015 de Sedeculta

Poema “U MAJANKAAJILO’OB NOJ KAAJ”, ganador en el certamen Estatal 2015 “El espíritu de la letra”, convocado por la Secretaría de la Cultura del Estado de Yucatán.

POR LÁZARO Kan Ek (Lázaro Uc)

maya

Fotografía de Isaac Carrillo / Xkon nikte’, vendedora de flores

 

U MAJANKAAJILO’OB NOJ KAAJ

U táan a wiche’ u néenil le lu’um xi’ixi’ik tumen le k’iino’,

Ka sawal a’alik junp’éel k’aaba’ ichil junp’éel u táanxelil t’aan

Tu bóoxel a chi’ pa’apa’ak’ u luuk’il u lu’um mixmáak,

Utial juntúul luba’an pixaan.

Ta páawo’ tu kaxtaj xtakay tu’ux u ta’akikuba:

Tu paach Yuum k’iine’ yéetel u koj ku ti’iti’ikik u yawat.

 

Bejla’ a kanik a méek’ le lu’umo’,

A na’e’ tu ch’a’aj a wíinklil

Bey u te’ep’el tumen bo’oy juntúul jnokoy ch’íich’e’.

Le jolche’o’ ma’ tu xáantal tial u bonik a lúubul

U yooke’ u joolilo’ob tu’ux ku síijil i’inaj

Ts’o’okole’ ka bulkabáa tu yooxojil u kíimil

Junp’éel chak’an lu’um,

Bey juntúul jutulkoj peek’

Paktik junp’éel bej chen tial u pa’atik u yáak’a’abtale’:

Le ken suunak le bo’oyo’, tuubáani’tech a k’uk’umel.

 

Ka búulul,

Ka búulul ichil ya’ax chak’an

Tak tu k’iinil le ken sa’atak u ya’axil

Saatlech tu wóowol booxil juntúul chakmo’ol

Ba’ale’ ma’ wojel wa yáax táanil le jnokoy ch’íich’ kun ilkecho’

Le ken áak’a’abchajake’ weeche’ ku suut tu tuuch yóok’olkaab

Tu káap junkúul óox ku je’elel u tuunichil xaman:

Le jnokoy ch’íich’o’ náach u tal tun tsarantik u maaskab.

 

Ku ya’alik a chiiche’ tu ka’anakabil juntúul kimen ts’unu’un síijech,

Le beetik aal a wíinklil.

A chuujile’ nuuktak betak a xanabk’éewele’

Ma’ a ts’ik ta wook

Ti muuklo’ob tu lu’umil a wotoche’.

Le jnokoy ch’íich’o’ ku yéensik u p’ook

Ts’o’okole’ tun ke’elankil tumen ya’ab u xiik’ mina’an.

A k’aba’e’ ba’ax k’áata’akti’ tumen chen je ba’axe’

A k’aba’ bejla’e’ yaanal ba’al

Chen u ts’ook u júulub Yuum K’iin ku tsaypachtik:

A chuje’ u kuchmaj u joolil jáalk’a’abtik a wuk’aajil.

 

A bak’ele’ aak’o’ob ku yúumbalo’ob

Tu yo’olal le k’a’amkach iik’ to’iko’,

A k’abo’obe’ k’i’ik’i’it,

Ts’o’ok u p’áatal ma’ a tia’alo’obi’

A waak’e chen titits’aankil ku beetik

U kóotsol u nej juntúul t’ool,

U k’i’ik’el a loobche’e’ ku takik u pool noj kaaj:

Ma’ tuláakal aak’o’ob chaktaki’.

 

Yaan u xéexet’al pak’ ts’o’ots’op tu neek’ a wich

Ma’ tu páajtal a paktik ka’an wa ma’ ku xotkech

Ta táan yan u asab nuuktakil p’úuno’ob mix bik’in a wilej

Tun tomojchi’itko’ob yotochta’alo’ob tumen soots’o’ob wi’ijtako’ob.

Ta wook ku p’u’uchul junp’éel k’áanche tumen wa máax

Ts’o’okole’ ti junpéel máatsab ka k’a’ajsik le jnokoy ch’íich’ ku popokxiik’o’

Ma ta na’atik wa tun p’uchkech, wa tun méek’ikech

Le ken a p’il a wiche’:

Ta paache’ u joonáil le p’úuno’obo’ ts’o’ok u k’alpajalo’ob.

 

Le sakabo’ tu sutaj chuujil a chi’

Ma’ páatjil a wuk’iki’ tumen pajchaj a luuch

Bejla’e’ mixba’al ki’ ta chi’ úuchik tech le ba’al je’elo’

Je buka’aj u kaabil xunáankaabe’ ma’ tu ch’ujukkintik a k’eeyem

Le noj kaajo’ ku na’akal ta pu’uch bey a kuuche’

U motsintmilubáa a wook te choko lu’uumo’

Bejla’e’ yaan ba’ax ts’o’ok a wojéeltik ti le noj sakjats’e’en kaajo’:

Ma´ jach sakjats’e’en le ken tíits’ik ti’ u k’i’ik’el le jbáalamo’.

 

Oxlajuntéen bits’a’anil u yawat xtakay

Tun ya’aik uchben ba’al, ma’akak ts’ono’oto’ob

Le jnokoy ch’íich’o’ tu ya’alili’e’

Ti le ja’aba’ le ch’ujuk jalalo’ ka wúuts’e’ kíimil tu beetaj

U book le ela’an koolo’ tun bulkubáa ta tseem

U p’úunilo’ob le noj kaajo’ tun júutlo’ob ichil le buuts’o’

Bey la’ala’ajkil je u páajtal a jóok’ole’, ba’ale’ ma tu k’uchul a wóol

A wojel ma’ tan suut tu’ux taalech

Mix tan suut a wu’uy le t’aan sijnal ti’ a na’o’

Le xtakaayo’ ts’o’ok u laj pa’ik u jiit’il a páawo’,

Tu tseem túune’ ti’ u ta’akmaj junp’éel k’uben t’aani’:

Le jnokoy ch’íich’o’ ts’o’ok u pa’apak’ik a beel yéetel u kíimil.

 

Extranjeros de la gran ciudad

Tu rostro es el espejo de la tierra cortada por el sol,

balbuceas un nombre en una lengua extraña

en tus labios yacen los fragmentos de una tierra de nadie,

de un espíritu vencido.

En tu morral el x takay encontró refugio:

detrás del sol su pico deshilacha su graznido.

 

Hoy vas a aprender a abrazar la tierra,

tu madre se horadó a tu forma

como el cobijo que da la sombra de un ave nublada.

El jolche’ no espera para marcar tu caída

sus pies son huecos donde nacen las semillas

y te sumerges en el bochorno de la muerte

de una tierra infértil,

como un perro desdentado

que mira a la calle esperando la noche:

cuando la sombra regrese, olvidarás tus plumas.

 

Te hundes,

te hundes en la verde sabana

hasta que la sabana deja de ser verde

estás perdido entre las manchas de un jaguar

y no sabes si primero te encontrará el ave nublada

anochece y el wech ya regresa al centro del mundo

Sobre el ramón descansa la piedra del norte:

el ave nublada anuncia su machete desde lejos.

 

Tu abuela dice que naciste de las cuencas de un colibrí muerto,

por eso tu cuerpo es pesado.

La quemadura es grande como tus alpargatas

no te las pongas

ahora están enterradas bajo tu casa.

El ave nublada se quita el sombrero

y tiene frío porque ha perdido muchas alas.

Tu nombre no importa ahora porque es cualquiera

tu nombre ahora será distinto

solo sigue la última flecha del sol:

tu calabazo porta el hueco que desboca tu sed.

 

Tus carnes son bejucos balaceándose

por el fuerte el viento que los envuelve,

tienes las manos desparramadas

ya no te pertenecen

tu lengua también salpica

es la cola cortada de una iguana,

la sangre de tu coa delata a la gran ciudad:

no todas las lenguas son rojas.

 

Tienes trozos de muros incrustados en los ojos

no puedes mirar al cielo sin cortarte

frente a ti están los arcos más grandes que has visto

auguran la cueva de murciélagos hambrientos.

Sobre tus pies alguien aporrea un banquillo

Y en una pestaña recuerdas al ave nublada agitando sus alas

no sabes si te golpea o te abraza

abres los ojos:

a tus espaldas las puertas de los arcos se han cerrado.

 

El sakab te hizo quemadura la boca

No pudiste beberlo porque se acedó tu jícara

ya nada te sabe igual después de eso

toda la miel de la xunancab no puede endulzar tu pozole

la gran ciudad se te sube como una carga a tu espalda

Enraizados tus pies a la tierra caliente

Ahora sabes algo nuevo de la ciudad blanca:

Es menos blanca cuando se salpica con la sangre del jaguar.

 

Trece son los gritos sofocados del tsa’pin

avisan que los cenotes se taparon hace mucho

el ave nublada también te advirtió de ello

este año las cañas se doblaron muertas

el olor de la milpa quemada se sumerge en tu pecho

los arcos de la gran ciudad se desvanecen en el humo

pareciera que ahora puedes salir, pero no lo intentas

sabes que no volverás de donde viniste

ni volverás a escuchar la lengua de tu madre

el xtakay ha terminado de descocer tu morral,

y en su pecho guarda un mensaje:

el ave nublada ha manchado con su muerte tu camino.

Top