El pájaro pu’ujuy, un misterio en el Mayab

Quitemos al pájaro pu’ujuy en una tarde de la tierra del Mayab y será un ocaso como en cualquier parte del mundo. Nada compara ni sustituye a la figura de este misterioso pájaro cuya manía es interrogar insistentemente a los caminantes del Mayab, mientras la noche devora con lentitud los caminos …

Su gemido estremecedor al posarse delante del viandante, su aleteo seco cuando huye si su interlocutor se aproxima demasiado… Nada se compara.

Perdonen la presunción, pero nadie podrá comprender al pequeño pu’ujuy si nunca lo ha tenido en frente….

Una exposición fotográfica en el Macay, instalada en el segundo nivel, nos presenta una imagen de la curiosa avecilla “vespertina”, como escribe en la ficha técnica Paul A. Wood, uno de los profesionales expositores y autor de la imagen en cuestión.

Un pájaro pu'ujuy, según el fotógrafo profesional.

Un pájaro pu’ujuy, según el fotógrafo profesional.

“Endémico en la Península de Yucatán, este vespertino y nocturno tapacaminos recibe su nombre por la costumbre que tiene de acechar posado en los caminos rurales el paso de vehículos que, con sus luces, atraen a los insectos de que se alimentan”, señala el texto de la fotografía. Esta es la versión del profesional: “Un pu’ujuy moderno”, cuyo comportamiento se debe a una necesidad de alimentación.

No obstante, la figura del pajarillo cobra su originalidad en los caminos que no son transitados por vehículos, los caminos en donde no hay postes de alumbrado eléctrico…Allá donde el xkokay (lucérnaga) hace de lucecillas navideñas en los arbustos de la orilla de las vías, donde los ladridos de los perros son puros y el ruido de los pies de los caminantes no está contaminado del rugido de los automotores.

He aquí uno de los orígenes del misterio del espíritu maya.