El cuadrado "mágico" de los mayas

canamayte_cascabel

El cuadro no es el cuadrado en donde pelean los gallos del palenque. Es el cuadrado de la espalda de una víbora de cascabel Ajau Can Crótalus Durissus Durissus, una especie que sólo habita en el área maya.
Es evidente, pero de todos modos lo vamos a señalar: se trata de un cuadrado perfecto, ya que en cada lado hay 13 escamas o cuentas. En el centro del cuadrado hay una cruz. Dentro del cuadro se forma una cruz perfecta: 5 escamas en cada uno de las cuatro aspas, que suman 20. Si tomamos la cruz por una hélice podemos hacerla girar con la escama del centro.
Podemos permutar las 20 escamas interiores con los 13 escamas de un lado (20X13) y ya tenemos los 260 días del Tzolk’iin, año sagrado de los mayas.
Podemos sumar las escamas de los lados y tenemos 52, que son los años de la llamada “centuria” maya.
Muchas cosas derivan de este cuadro mágico, que los mayistas han llamado canamayté, es decir, el cuadrado de la serpiente (cascabel, desde luego). De este cuadrado se originó la concepción maya de que el cielo es cuadrado, según el autor de las ideas anteriores, don José Díaz Bolio, extinto.