Cuatro poetas mayas de Los nuevos cantos de la ceiba

Por EDGAR RODRÍGUEZ Cimé, del Colectivo Cultural “Felipa Poot Tzuc”

Daniela Esther Cano Chan, flanqueada por Armando Cauich y Fidencio Briceño Chel, en un evento en CDI Mérida. Foto archivo elchilambalam

Daniela Esther Cano Chan, flanqueada por Armando Cauich y Fidencio Briceño Chel, en un evento en CDI Mérida. Foto archivo elchilambalam

El numen poético heredado de los maestros de la palabra de la época prehispánica, continuado con los escribas de las versiones del Chilam Balam y retomado por rapsodas contemporáneos a fines del siglo XX y principios del XXI, es retratado en el libro U Túumben K´aayilo´ob X-Ya´axche´: Los nuevos cantos de la ceiba, edición bilingüe, publicada por la Secretaría de la Cultura y las Artes del Estado de Yucatán y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

En esta ocasión mencionaré a cuatro de ellos.

Felipe Koh Canul (Maxcanú, Yucatán,1938) es profesor de Secundaria. En 1985 participó en la fundación de la Asociación de Escritores Queretanos. Toda su obra es bilingüe (maya-español): Kool: La milpa; Mootso’ob: Raíces; Palabras Íntimas; Xtabentún y Huéspedes Canoros. También participó en los poemarios Silabario de Voces y Peregrina de amoroso tormento. De  este poeta maxcanuense, Sabiduría:

“Es sabiduría,

hermano,

no es conformismo

cuando se está

satisfecho

con lo que se tiene.”

 

Entre la oleada de poetas emergentes en el Mayab milenario tenemos a Daniela Cano Chan, de Tipikal, Maní, Yucatán. Docente de informática, recopiladora y promotora cultural, se da su tiempo para escribir poemas. Desde 2008 es presidenta del colectivo U Miatzil k-Noolo´ob: La sabiduría de nuestros abuelos. De su canasta de poesía nos ofrece Soy yo a quien tanto buscas:

“…Sé que me buscas,

sé que me sueñas,

sé que guardas un inmenso amor,

sé que me esperas

para darme todo cuanto habita en tu corazón.

Si tan sólo te detuvieras y miraras a tu lado,

me verías al fin;

mirarías mis ojos

y por fin sabrías

que soy a quien tanto buscas.”

 

Jesús Manuel Ortiz Pacheco (Ticul, Yucatán / 1937) es profesor de Primaria. Laboró durante 40 años como docente y también como maestro de lengua maya. Publicó el poemario bilingüe maya-español Ma´ayilo´obil tuukul: Polvos del Pensamiento. Además posee otras obras inéditas: Suspiros del corazón, Salpicadura de prosas breves, Cartas literarias, Bucólicas y El arco de Eros, en español; y en maya y español Julte´ob: Flechas, Ya´axijtuunchilo´ob: Jades y Éets´ilo´obij yaakunaj: Ecos del Amor. Probadita de la poesía de Ortiz Pacheco con Ecos del Amor:

“Soy colibrí

del nenúfar de tu boca

donde libo

el néctar que me da vida.

Bajo la sombra de tus pestañas

salen las flechas de tu mirada

para clavarse en mi corazón.”

 

Sasil Sánchez Chan es de Xaya, Tekax, Yucatán. Promotora cultural egresada del Programa de Escritores mayas, de la Escuela de Creación literaria. Traductora maya-español del libro Voces Centenarias. Memorias de un siglo. Estudiante de la licenciatura en lingüística y cultura maya, en la Universidad de Oriente. De Sasil: “Mi Lengua” (aunque le queda mejor “Mi Idioma”, para no confundir al lector, ya que aquí se utiliza la mencionada palabra en su acepción de “lenguaje”):

“Mi lengua es extensión de mi cuerpo.

Cómo caminar si no tuviera pies.

Cómo me verían si no tuviera rostro.

Mi lengua es un anciano

que camina apoyado en un bastón,

carga un calabazo para regalar

agua fresca al sediento.

Mi lengua es una hermosa anciana

que protege a sus hijos con su rebozo

para darles calor.

Mi lengua es canto hermoso,

Mi lengua es raíz de la Gran Ceiba,

Mi lengua es maíz que engendra al hombre.

Mi lengua es señal de que estoy viva”.

 

edgarrodriguezcime@yahoo.com.mx

 

 

Top