Buceo deportivo, la mayor amenaza para la riqueza arqueológica en los cenotes

Niños descansan junto a un imponente cenote de una comisaría de Tixhualatún

Niños descansan junto a un imponente cenote de una comisaría de Tixhualatún

Los cenotes como contenedores de riqueza arqueológica están en peligro no por los bañistas de fin de semana ni por la basura que puede encontrase en grandes cantidades en sus profundidades, sino por los buzos deportivos, afirma la arqueóloga Eunice Uc González. Y señaló la urgencia de regular mejor esa práctica de entretenimiento, porque quienes la practican son la mayor amenaza para los “contextos arqueológicos”. 

Expositora en el VIII diplomado Peritaje en ciencias antropológicas, la especialista enfatizó su convicción de que las riquezas arqueológicas deben permanecer en donde están si no hay un proyecto integral de rescate y estudio, de modo que su análisis proporcione respuestas importantes sobre la civilización de los mayas prehispánicos. “Sí, soy conservadora en este aspecto”, señaló.

No obstante, en otro momento se manifestó partidaria de la formación de un mayor número de arqueólogos en general y de arqueólogos subacuáticos en particular, que conozcan a la perfección las técnicas de trabajo bajo el agua, lo cual es una necesidad.

Hasta hace algunos años, durante el levantamiento de su Censo de cenotes, la Secretaría de Ecología del Estado nos invitaba a trabajar con ellos para que dictaminemos si hay o no evidencias arqueológicas en esos lugares; y de pronto dejaron de convocarnos porque resultaba que en casi todas las cavidades que visitábamos hay contextos arqueológicos, recordó la investigadora del INAH Yucatán.

Los cenotes, cuevas y grutas todavía forman parte de la vida de los mayas y tienen gran significado. Un cigarrillo o una piedrecilla dispuestas de tal manera a la entrada de estas cavidades indican que siguen siendo especiales, afirma Eunice Uc quien estuvo acompañada en el presídium por el lingüista Fidencio Briceño Chel. “No diré que son espacios sagrados, pero sí que son especiales”, agregó.

En la antigüedad estos lugares representaban mucho para los mayas, y prueba de ello son las ofrendas que hicieron a sus dioses, que ellos creían ahí vivían, y estos eran quienes proporcionaban el agua para la vida cotidiana, señala la especialista en su conferencia Arqueología subacuática, este jueves pasado.

Yucatán tiene un sinfín de cenotes debido al tipo de su tierra, y si bien hay un “círculo” formado de cenotes en la costa de Chicxulub, lo cierto es que en otros lugares también hay otros círculos, y hacer una lista de cenotes es un trabajo “interminable”, afirmó. Y destacó que en el INAH el peritaje a cenotes es el pan de cada día, ya sea desde para revisar si tiene contexto arqueológico o porque quiere construírsele un brocal.

Pero el problema mayor, señaló, es el saqueo de los tesoros arqueológicos, y mencionó el caso los buzos deportivos que les gusta nadar de noche y llegan a las comunidades cuando la gente está dormida. Y el caso impactante cuando a uno de ellos casi lo linchan porque intentó llevarse a escondidas una vasija de cerámica que había extraído al sumergirse al cenote. O bien los daños causados a un cenote de Valladolid porque se colgaron sogas en estalactitas, dañando las formaciones naturales. El caso está en tribunales.

Eunice Uc cree que las cosas mejorarán ahora tras la aprobación, el 17 de junio pasado, de el Reglamento de la ley de protección al medio ambiente del estado de Yucatán en materia de cenotes, cuevas y grutas, ya que en sus artículos diez y once se ordena la salvaguarda especial de las cavidades donde se encuentren vestigios arqueológicos.

Captura de pantalla 2014-07-18 a la(s) 19.56.18Según el documento disponible AQUI, en Yucatán hay 2241 cenotes y grutas, de los cuales 1014 son cenotes abiertos, 734 cerrados, 342 son semiabiertos, y 151 son grutas.

También se establecen las multas. El daño considerado leve merecerá multas de diez a mil días de salario mínimo vigente en Yucatán, es decir de 630.77 pesos a 63,770 pesos; los considerados graves de mil a cincuenta mil días de salario, es decir de 63 mil 770 pesos a 3 millones188 mil 500 pesos.

El VIII Diplomado Peritaje en ciencias antropológicas, que se realiza en la bibioteca del INAH-Yucatán, comenzó la primera semana de mayo y termina la segunda semana de diciembre.

Top